Noticias

30 Sep 2019

Expertos de primer nivel mundial analizan las mejores prácticas en sostenibilidad social para la cadena de valor de la pesca y la acuicultura

  • La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, clausuró el Congreso, que contó con la presencia de máximas autoridades pesqueras y cerca de 300 asistentes
  • Además de las ponencias ofrecidas por los expertos, durante el congreso hubo una importante participación de los asistentes a través de interesantes debates sobre aspectos relevantes para el sector a nivel global
  • El Congreso precede al arranque de la XXI edición de la Feria Conxemar, que se inaugura mañana, y que convierte esta semana a Vigo en la capital mundial de la pesca

La octava edición del Congreso FAO-Conxemar ha contado una vez más con la participación de ponentes de referencia internacional, para profundizar en el tema de la sostenibilidad social, que se ha convertido en una gran preocupación para la industria y, concretamente, para el sector pesquero.

Brandt Wagner, de la Organización Internacional del Trabajo, recordó que la sostenibilidad tiene tres pilares: económica, medioambiental y social. “La sostenibilidad social en la pesca y la acuicultura debe centrarse en el trabajo decente, basado en estándares internacionales y desarrollarse a través del diálogo social”.

Audun Lem, director adjunto del departamento de Pesca y Acuicultura de la FAO, destacó que la temática del congreso de este año se centra en las personas. “La sostenibilidad social es fundamental para combatir la violación de los derechos humanos”.

Juliana Herrera, Seafood Standards Manager de Fair Trade USA, explicó que su organización ayuda a los pescadores a mejorar sus condiciones laborales y a llevarlos por la senda de la sostenibilidad para garantizar los derechos humanos, el acceso a los servicios y las buenas condiciones laborales, con el objetivo de desarrollar comunidades empoderadas.

Bèatrice Gorez, coordinadora de la Coalición para Acuerdos de Pesca Justos (CFFA), indicó que para alcanzar la sostenibilidad social es muy importante organizarse e involucrar a los gobiernos en el proceso, mejorar los procesos tecnológicos, garantizar el acceso a la materia prima y mejorar el cuidado infantil.

Julio Morón, director gerente de OPAGAC, recordó que “los pescadores son seres humanos y así deben ser tratados, pero lamentablemente en muchas flotas esto no sucede así”.

Javier Garat, presidente de Europeche, manifestó que “ya hay suficientes instrumentos jurídicos internacionales para luchar por la sostenibilidad social. También un modelo de diálogo social de la UE que puede exportarse a otros países, pero necesitamos atraer a jóvenes al sector haciéndolo más atractivo”.

Valeska Weyman, experta en acuicultura en Global G.A.P, puntualizó que el estándar de su organización apoya a los productores a la hora de implementar los criterios que establece la FAO.

Francisco Leotte, jefe del grupo de sostenibilidad en Thai Union, sugirió “seguir una serie de pasos para implementar el “Programa de Mejora de Buques Pesqueros”, empezando por asesorar a los barcos de manera individual.

Alastair Dingwall, manager de pesca y acuicultura de la cadena de supermercados Sainsbury’s, comentó que “el consumidor espera que nosotros pongamos de nuestra parte. Estamos comprometidos con el “Diálogo Mundial sobre Trazabilidad en los Productos del Mar”.

La perspectiva del retail continuó de la mano de Didier Bergeret, director de sostenibilidad social en The Consumer Good Forum: “La industria de productos del mar está formada por múltiples agentes. Todos juntos deben trabajar de manera eficiente para lograr un cambio positivo”. Además, añadió que “los esclavos de hoy en día son más baratos que nunca. Cada trabajador debe tener su propia libertad y ninguno debería pagar por un trabajo”.

Melanie Siggs, directora de Alianzas Estratégicas en Global Aquaculture Alliance, señaló que su entidad ha estado creando estándares desde hace más de 20 años y para ello “es muy importante la capacidad de educar. Debemos apoyar a nuestros trabajadores creando estándares de regularización”.

Fabrizio de Pascale, secretario nacional de UILA-Pesca, indicó que la gestión de los recursos pesqueros es como un triángulo, en el que los pescadores, el marco legal y los propios recursos dependen unos de los otros. “Si no garantizamos los derechos de los trabajadores nunca conseguiremos una sostenibilidad social real”.

Luisa Álvarez, directora general de Fedepesca alertó de que las pescaderías tradicionales han perdido un 23% de mano de obra y el consumo de productos pesqueros ha descendido y abogó por bajar el IVA de estos alimentos. “Vamos perdiendo habilidades en la cocina y dejando de lado nuestra tradicional dieta mediterránea”.

Lamia Znagui, directora de la Federación de Industrias de Transformación de Productos Pesqueros (FENIP) de Marruecos explicó que su gobierno está haciendo esfuerzos por fomentar la sostenibilidad social. Algunas iniciativas de FENIP son la seguridad social para trabajadores, formación, facilidades de conciliación, garantías de buenas prácticas, etc. “Si los trabajadores realizan sus tareas en un ambiente sano, serán mejores ciudadanos y contribuirán de manera más efectiva a que la sociedad crezca”.

Libby Woodhatch, presidenta ejecutiva de IFFO RS, explicó que esta certificación se basa en el abastecimiento y producción responsables, seguridad y una cadena de suministro que podamos seguir de principio a fin.

Peter Horn, director del proyecto “Poner fin a la pesca ilegal, pesca internacional” de The Pew Charitable Trust, recordó que la base de la industria de la pesca son las personas y la pesca es una labor muy peligrosa, por lo que debe conllevar una buena formación y preparación.

Toshiya Yabuki, director adjunto del departamento de Responsabilidad Social Corporativa de Nippon Suissan, referenció la iniciativa SeaBOS, en la que participa su compañía y que, entre otros objetivos, busca acabar con el esclavismo y la pesca ilegal. “Los principales temas que nos preocupan son erradicar la pesca ilegal, mejorar la trazabilidad y la transparencia, reducir la contaminación por plásticos, disminuir los antibióticos en las granjas y el cambio climático”.

Friðrik Friðriksson, director de recursos humanos en Brim, incidió en que “tenemos que trabajar todos juntos para que se respeten las condiciones de trabajo de nuestros empleados y garantizar empleos decentes, respetando los derechos humanos y garantizando buenos salarios.

Alicia Villauriz, secretaria general de pesca, clausuró el congreso explicando que para el Gobierno de España la sostenibilidad social ha de caracterizar a todas las pesquerías y a toda la flota y desde la Secretaría general de Pesca “vemos fundamental incluir lo social en toda la cadena de valor del sector”.

“Nuestros objetivos son establecer un marco de diálogo; ofrecer más formación a los profesionales de la pesca; reducir los accidentes laborales; una mayor integración a través de políticas de igualdad en el sector, etc”.