“¡Más pescado, por favor!”

9 Feb 2018
Etiquetas: 
pescado
hábitos saludables
AECOSAN
salud
alimentación
sal
azúcar
grasas saturadas
grasas insaturadas
OMS

El Ministerio de Sanidad acaba de lanzar un plan para reducir la sal, los azúcares y las grasas en la alimentación de los españoles. Entre las pautas que se incluyen en el "Plan de colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas" de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) se encuentra la de incrementar la oferta de pescado en lugares como empresas, cafeterías u hospitales en un período de dos años.

La medida se enmarca en la Estrategia NAOS para la nutrición, la actividad física y la prevención de la obesidad, y también como parte de la política general de salud pública y promoción de hábitos saludables.

Un alimento saludable

“Desde hace más de dos décadas en España y en el resto de Europa las cifras de la obesidad suponen un serio problema y un verdadero reto de salud pública”, recuerda AECOSAN.

Por eso, las claves del nuevo plan se centran en poner a disposición de los ciudadanos más productos con menos sal, menos grasas saturadas o trans y menos azúcares añadidos, pero también en el impulso de iniciativas “que faciliten la elección de alimentos adecuados”, además de “acciones de promoción de estilos de vida saludables” y “una educación para la salud desde la infancia”.

El pescado figura en el nuevo plan como uno de los alimentos cuya oferta debería incrementarse en los espacios públicos o privados donde se sirven comidas. Estas son las recomendaciones concretas:

  • Aumento de un 100% de la oferta platos de pescado como segundo plato en empresas, cafetería hospitales/fuerzas y cuerpos de seguridad del estado/centros de administraciones públicas en casos de menú sin elección, pasando de ofrecer 1 vez a la semana a 2 a la semana.
  • Aumento de un 33% de la oferta platos de pescado como segundo plato en centros de pensión completa-7 días (excepto sector socio-sanitario) en casos de menú sin elección, pasando de ofrecer 3 veces a la semana a 4 a la semana.

El pescado es un alimento muy bajo en grasas, contiene ácidos grasos poliinsaturados (la famosa “grasa buena”) y es tan sabroso que puede cocinarse sin sal o con muy poca sal. Al mismo tiempo, la grasa presente en algunos pescados hace menos necesario el añadido de aceite para cocinar.

5458336790_e90ed6ceec_m.jpg

¿Por qué una reformulación?

La reformulación de alimentos es una de las principales líneas de trabajo de la Estrategia NAOS, que promueve la colaboración con el sector empresarial de alimentos y bebidas para la reducción de algunos nutrientes en los productos.

Una de ellas es la sal, un elemento que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera uno de los principales determinantes implicados en el origen de la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares. AECOSAN afirma que el consumo medio de sal de los españoles es de 9,8 g diarios, el doble del máximo recomendado por la OMS. Como mencionábamos antes, en esta reformulación también se aconseja la reducción de los azúcares y de las grasas saturadas.

Es por eso que el pescado, siempre que no se consuma con un exceso de sal (una medida que también está en nuestra mano cuando cocinamos), resulta un alimento muy saludable cuya ingesta, lejos de reducirse, debe aumentar, tal como propone el nuevo documento de Sanidad. En casa o fuera de ella, la recomendación de AECOSAN es tomar de dos a cuatro raciones de pescado por semana, tanto pescados blancos como azules, y tanto niños como adultos.

Si te toca comer fuera muy a menudo, pide “¡más pescado, por favor!”.

Etiquetas: 
pescado
hábitos saludables
AECOSAN
salud
alimentación
sal
azúcar
grasas saturadas
grasas insaturadas
OMS