EL PESCADO, UNA FUENTE DE SALUD Y UN VEHÍCULO PARA EL DESARROLLO

17 Oct 2018
Etiquetas: 
pesca
pescado
hambre cero
erradicación de la pobreza
FAO
ONU
Naciones Unidas

El sector de la pesca juega un papel importante en las economías de todo el mundo y es vital para los países en vías de desarrollo.

El valor del pescado no se cuantifica sólo a nivel nutricional. Sus micronutrientes y ácidos grasos son esenciales, especialmente, para los sectores más vulnerables de cualquier comunidad, como los niños y las mujeres embarazadas.

Pero es que el pescado también constituye un medio de vida en muchos lugares del planeta, pues es uno de los productos alimenticios más comercializados. En concreto, 26 de los 30 países menos desarrollados dependen del sector pesquero para subsistir, según la Comisión Europea, entre 660 y 880 millones de personas -el 12% de la población mundial-.

En definitiva, tanto la pesca como la acuicultura desempeñan un papel fundamental en la reducción de la pobreza, la eliminación del hambre y en el fomento de la salud, pues, como recuerda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la actividad pesquera permite “proporcionar alimentos nutritivos para todos y generar ingresos decentes, a la vez que se respalda el desarrollo rural centrado en las personas y se protege el medio ambiente”.

Sin embargo, es necesario garantizar que las pesquerías de todo el mundo sean equitativas, rentables y sostenibles. Algunas de las medidas de la Unión Europea para alcanzar este fin pasan por financiar proyectos pesqueros y acuícolas en Asia y en África; contribuir a proteger y a preservar los recursos oceánicos a través de la política pesquera europea y luchar activamente contra la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR).

Además de tener en cuenta esta serie de pautas que fomenten prácticas pesqueras sostenibles también es importante alcanzar la seguridad alimentaria y la nutrición, dos grandes aspectos que se han convertido en el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el denominado Reto Hambre Cero.

Este reto persigue:

  • que todos los sistemas alimentarios sean sostenibles
  • aumentar un 100% la productividad y el ingreso de los pequeños productores
  • el no desperdicio de alimentos y pérdidas post-cosecha/captura
  • que todas las personas tengan acceso a una alimentación adecuada durante todo el año
  • evitar el retraso en el crecimiento en niños y niñas menores de dos años

Según la ONU, estos cinco elementos pueden ayudar a ponerle fin al hambre en el mundo y han de hacerse realidad con el compromiso y el esfuerzo de los gobiernos, los organismos internacionales y la sociedad civil a lo largo de los próximos doce años.

Desde Conxemar nos unimos a los compromisos de Naciones Unidas y compartimos el mensaje de la FAO: “El sector de la pesca y la acuicultura es crucial para alcanzar el objetivo de un mundo sin hambre y desnutrición”.

Etiquetas: 
pesca
pescado
hambre cero
erradicación de la pobreza
FAO
ONU
Naciones Unidas