Año nuevo, vida nueva: 5 consejos para mejorar tu salud

10 Ene 2018
Etiquetas: 
salud
vida saludable
dietas
hábitos saludables
pescado
marisco
Navidad
enero

Ha llegado enero y, con él, las reflexiones sobre los excesos de la Navidad. Si te has pasado con la comida o sientes que, de alguna manera, vienes de una época de excesos, no desesperes: puedes recuperarte si te planificas bien. Una alimentación saludable y equilibrada, en la que no falten las proteínas, la hidratación y la actividad física, será tu mejor aliada en el arranque del año.

Come alimentos fáciles de digerir

Las comilonas navideñas someten a nuestro aparato digestivo a un elevado estrés. Es normal que, tras esas fechas, notemos que tenemos el abdomen hinchado, pero esa hinchazón puede disminuir. ¿Cómo? Simplemente, comiendo menos y más ligero.

Pero, como ingerir menos cantidad de alimentos no es fácil, un truco es beber unos 2 litros de agua al día, que además de ser saciante ayuda a eliminar toxinas, y también infusiones. De igual forma, se recomienda comer más alimentos proteicos. Por sus características, la proteína ayuda a sentirse saciado, mucho más que el azúcar o las grasas, y está presente en grandes cantidades en productos de origen animal, como el pescado.

Planifica tus comidas

Aunque parezca mentira, dedicar unos minutos de nuestra semana a planificar nuestra dieta nos puede ayudar muchísimo. Seguir una dieta equilibrada donde no falten hidratos y proteínas no es tan fácil como parece, y por eso es importante fijarse en las recomendaciones de los organismos oficiales. 

Recuerda que la estrategia NAOS de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), apoyada por CONXEMAR, recomienda ingerir pescado varias veces a la semana, al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aconseja comer productos del mar entre dos y tres veces a la semana.

Vuelve a cenar ligero

La cena es una comida clave para controlar nuestra salud y nuestro peso, ya que mientras dormimos nuestro cuerpo continúa quemando grasas. Esa es la razón por la que las cenas ligeras -las que deben aportar entre el 15 y el 25% de nuestras calorías diarias- son grandes aliadas para sentirnos mejor, especialmente si llevamos un tiempo comiendo grasas en exceso. 

Ensaladas, sopas o revueltos que incluyan pescado o marisco son opciones, además de saludables, muy variadas. Paralelamente, cuanto más tiempo transcurra entre la cena y la hora de acostarnos, mejor, ya que eso contribuirá a la calidad de nuestro sueño.

Cocina sin grasas

Tan importante como qué alimentos comemos es cómo los preparamos. Una manera fácil de reducir grasas sin dejar de comer lo que nos gusta es utilizar recetas a la plancha, cocidas, crudas o en papillote. Hay vida y sabor más allá de las salsas y los aceites.

 

pot-2943443_1920.png

Mantente activo

Los profesionales de la salud y la nutrición insisten: la alimentación equilibrada y el ejercicio deben ir unidos. Llevar una dieta estricta no sirve de mucho si nuestro estilo de vida es sedentario o poco activo. No se trata de machacarse en el gimnasio, sino de adoptar de una vez por todas unos hábitos que nos permitan llevar un ritmo de vida saludable: caminar, usar las escaleras, correr, estirarnos… Con constancia, cada movimiento cuenta.
 

 

Etiquetas: 
salud
vida saludable
dietas
hábitos saludables
pescado
marisco
Navidad
enero